Principales diferencias entre publicidad digital y publicidad tradicional

Para poder entender de una manera sencilla y rápida las principales diferencias entre estas dos formas de realizar publicidad vamos a definir y clasificar cada una de ellas según el tipo de canal de difusión en el que tienen lugar. Se pueden hacer dos distinciones:

Publicidad tradicional:

La publicidad tradicional o publicidad offline es la que tiene lugar de manera directa en medios de comunicación tradicionales como la televisión, prensa (periódicos y revistas especializadas) radio, en vallas publicitarias, mupis…

 

 

Se trata de una publicidad en la que hay un emisor que emite un mensaje (en este caso el anunciante) ; y un receptor que lo percibe (en este caso los potenciales consumidores) sin existencia de ningún tipo de interacción por parte del receptor.

 

Publicidad digital:

La publicidad digital es aquella que se realiza a través de medios digitales fundamentalmente a través de internet, por ejemplo, con  enlaces patrocinados de pago a través de los navegadores. Esto se denomina SEM (search engine marketing).

 

También existen otras posibilidades, como campañas a través de correo electrónico (email marketing), banners en páginas web, publicidad en redes sociales; tanto de manera directa, con anuncios y comunicados, o indirecta, a través de influencers.

 

Así se les conoce a quienes hacen recomendaciones o promociones en sus redes, o mediante product placement, con apariciones de marcas en sus contenidos multimedia. También existe la publicidad en aplicaciones de smartphones… Hay multitud de posibilidades, plataformas y estrategias.

 

Las 4 diferencias entre la publicidad digital y la publicidad tradicional:

 

1.-Permite hacer campañas de publicidad a medida.

Ajustándolas al presupuesto de cada empresa. Gracias al nivel de ajuste de los GRP  (índice que representa el % del público objetivo que es impactado al menos una vez con un mensaje) nos permite adaptar el presupuesto de cada campaña, al bolsillo tanto de grandes inversiones, como de proyectos más modestos que están empezando y necesitan darse a conocer, contando con unos recursos más limitados y reducidos.

 

2.- Es una publicidad global.

Puede ser vista por cualquier persona desde cualquier punto del planeta (siempre que visite la página o realice la búsqueda asociada); pero no tiene que encontrarse en un país concreto, donde se distribuya la revista del lugar o se retransmita el canal de televisión del país.

3.-Capacidad de segmentación.

El poder de segmentación de la publicidad digital es enorme. Es posible realizar publicidad personalizada con diversas técnicas (emailing, retargeting,…) a partir de los datos que los propios usuarios dejan voluntariamente en la red, interactuando en redes sociales o realizando numerosos registros en páginas web o plataformas.

Este hecho otorga la capacidad a los anunciantes de dirigir de una manera mucho más exacta, y por tanto más eficiente, su publicidad. En los medios tradicionales apenas se pueden conseguir segmentaciones más allá de que tu potencial comprador pueda tener unos gustos asociados a una temática más o menos aproximada y su perfil suela ver determinada programación o leer ciertas noticias relacionadas.

 

4.-Permite medir los resultados.

Y esta es, en mi opinión, la gran diferencia clave, con respecto a los medios publicitarios tradicionales.

Es vital conocer el alcance de una campaña publicitaria, ya que es la forma de saber la repercusión que se ha generado, cuantos potenciales consumidores la han visto, la han conocido y puede que se decidan a comprar. A partir del número de usuarios impactados, obtenemos la forma de hacer un baremo de precios, y una estimación de presupuesto del coste para efectuar una campaña de publicidad.

 

Sin embargo, para calcular las tarifas y precios de campañas de publicidad tradicional, las agencias de medios y las empresas del sector, manejan siempre datos y números aproximados. Unos pueden estar más acertados y ser más fiables que otros pero no son exactos.

Se pueden realizar estimaciones manejando variables de datos de cantidades de personas que pasan por determinados puntos, y reciben el mensaje; o con encuestas  y estudios que se realizan a muestras significativas de la población.

 

Por ejemplo, es matemáticamente imposible saber cuantas personas han recibido el impacto de un anuncio expuesto en una valla publicitaria de un cartel de la calle o en una marquesina de autobús. Se hacen cálculos en base al número de personas o tráfico que pasan por delante y lo ven.Tampoco es posible saber con exactitud cuantas personas han visto un anuncio de televisión o escuchado una cuña radiofónica.

 

En el caso de la televisión se hace a partir de los audímetros, unos aparatos que recogen la visualización de ciertos telespectadores situados de una forma estratégica, los cuales representan a muestras de la población de diferente rango económico, político y social. Pero cada uno de ellos representa una masa de 10.000 personas.

 

En radio se hace a través del EGM, con encuestas que miden el recuerdo a personas que escucharon anteriormente un programa de radio.

En prensa escrita, en base al número de ejemplares por tiradas, y número de periódicos vendidos. Pero sigue siendo improbable saber con certeza por cuantas manos pasó realmente cada periódico, o cuantos ojos vieron cierto anuncio en el metro mientras otra persona sujetaba el diario de turno.

 

Aún así, resulta curioso ver como empresas nativas digitales, las cuales se dieron a conocer en la red, han traspasado la barrera digital y han acudido a medios tradicionales como la televisión. De momento, una campaña en televisión en Prime time sigue siendo mucho más cara por norma general, que una campaña en medios digitales.

 

 

 

En el apartado de la publicidad digital el panorama cambia radicalmente. El número de estadísticas y datos de impactos, permanencia de los usuarios, interés de los mismos al seguir dicho impacto es completamente medible. Se obtienen datos de manera instantánea los cuales nos permiten reaccionar, y probar diferentes estrategias y ejecutar cambios para optimizar resultados.

 

 

Esto permite a medida que se van probando nuevas estrategias, comprobar cuales funcionan y cuales no, abriendo un sinfín de posibilidades motivando un clima apasionante de constante evolución y cambio.

 

Si te parece que la tendencia de la publicidad digital es algo interesante,  y te gustaría profundizar en el tema con conocimientos a nivel personal o a nivel profesional, te recomiendo que eches un vistazo a los certificados más valorados gratuitos de marketing digital hoy en día por las empresas.

 

En próximos post iremos viendo diferentes herramientas, estrategias y posibilidades, siempre aprendiendo. ¿Te animas?

Principales diferencias entre publicidad digital y publicidad tradicional
4.8 (95%) 24 votes
4 Comentarios

Pon un comentario

Share This